La historia de Bemol, el cerdito que quiso ser tenor

Bemol en la Coral Ágora de Segovia

Gracias a que tenemos los clientes más maravillosos del mundo, nos llegan historias maravillosas. Y esta es una de ellas: la historia de Bemol, un cerdito de peluche que se convirtió en la mascota del Curso de Canto y Dirección Coral de la Coral Ágora de Segovia.

Y para contar esta historia ¿qué mejor que alguien que la haya vivido en primera persona?, así que os dejamos con Luisa, una de las componentes de la Coral:

Este año hemos celebrado el vigésimo aniversario del Curso de Canto y Dirección Coral organizado por Ágora, una coral de Segovia que nació hace treinta años.

Como estábamos de aniversario queríamos hacer algo especial para celebrar y entre otras cosas se nos ocurrió lo de la mascota de peluche. Buscando buscando encontramos vuestra web, y como la idea giraba en torno a un cerdito (por lo del cochinillo segoviano), en cuanto vimos a vuestro cerdito ya no hubo duda. Tardamos un poco más en encontrarle un nombre; queríamos que tuviese que ver con la música y entre todos los posibles nombres, se quedó con Bemol. A las pocas horas de llamarle así ya sabíamos que era el nombre más adecuado para el pequeño.

Como también hicimos un photocall casero, los alumnos y profesores fueron allí a hacerse fotos, con disfraces y por su puesto con Bemol, al que también pusimos todo tipo de complementos como podréis ver en las fotos.

Bemol en el photocall de la Coral Ágora
Bemol en el photocall de la Coral Ágora
Bemol en el photocall de la Coral Ágora
Bemol en el photocall de la Coral Ágora
Bemol en el photocall de la Coral Ágora
Bemol en el photocall de la Coral Ágora

El último día de curso hicimos una cena de clausura, tras el superconcierto que damos todos los años cantando las obras que se han aprendido durante el curso. En esa cena sorteamos a Bemol.

Bemol posando con una de sus camisetas personalizadas
Bemol posando con una de sus camisetas personalizadas

Nos daba pena deshacernos de él pero a la vez nos hacía ilusión pensar que quizá se fuese a Austria con nuestras amigas cantantes María y Belinda, o a La Habana con nuestra profesora y directora de coros Alina Orraca, o a Nueva York con nuestro profesor, compositor y director de coros Jim Papoulis, a o algún sitio lejano de la geografía española de donde proviniesen otros profesores y alumnos que vinieron al curso.

Aunque no estaban en la cena, también se les dejó participar en el sorteo a los niños de la Escolanía de Segovia, que también participan en el curso como coro piloto para los alumnos de dirección de coros infantiles. Los boletos de los niños los llevaba en la cena la directora de la Escolanía que es también la directora de la Coral Ágora, María Luisa Martín.

Finalmente Bemol le tocó a una niña de la Escolanía, una de las más pequeñas, quien como todos está muy encariñada con nuestro Bemol y seguro que le va a cuidar mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *